Desde hoy y hasta el 7 de agosto se celebra la Semana Mundial de la Lactancia Materna

I.P.S.


Desde hoy y hasta el 7 de agosto se celebra la Semana Mundial de la Lactancia Materna

Como entidad de Salud, desde el IPS promocionamos este tipo de alimentación natural, difundiendo los múltiples beneficios para la madre y el niño.

01/08/2019


Desde hoy y hasta el 7 de agosto se celebra la Semana Mundial de la Lactancia Materna, con el objetivo de fomentar este tipo de alimentación natural, en forma exclusiva en los seis primeros meses de vida y complementada con otros alimentos hasta los dos años o más.

Para ello hemos modificado nuestro plan Maternoa en lo que respecta a la entrega de leche. A partir de la incorporación al Programa, a la madre se le entrega un envase de 800 gr. o 1000gr. (según disponibilidad) de leche de vaca en polvo común, por mes y hasta que se produzca el parto. Para aquellas mamás que amamanten a sus hijos y previa certificación médica de lactancia materna positiva, actualizada mensualmente, se provee idéntica cantidad a la indicada anteriormente durante los seis meses posteriores al parto.

Como parte de su compromiso con la promoción de la Lactancia Materna, el IPS no entrega ningún tipo de leche de inicio para los bebés. Para aquellos casos que requieran alimentación con leche modificada por imposibilidad de lactancia materna, la misma será suministrada previa certificación por médico tratante de los motivos y autorización de la Auditoría Médica del Programa.

Estos beneficios se otorgarán únicamente cuando la madre y el niño realicen todos los controles durante el embarazo y luego del parto, presentando el Carnet Perinatal o el Carnet del Niño Sano según corresponda, debidamente llenados por tu médico tratante.

Beneficios de la lactancia materna

La lactancia materna favorece una mejor salud para el niño, desde el nacimiento y a futuro, ya que previene problemas de sobrepeso, obesidad y patologías asociadas. Además, es beneficiosa para la madre, al disminuir el riesgo de cáncer de mama y ovarios, diabetes tipo 2 y afecciones cardíacas.

La leche materna es un alimento natural, de características únicas, que permite que la madre transmita sus mecanismos de defensa al recién nacido. Además, el acto de amamantar fortalece la relación madre-hijo.

La Organización Mundial de la Salud recomienda la lactancia materna como alimentación exclusiva de un niño en sus primeros seis meses de vida, ya que, por sus propiedades, la leche materna resulta indispensable para el desarrollo saludable. Propicia, además, que se extienda la lactancia materna al menos hasta los dos años, complementada progresivamente con otro tipo de alimentación.

Generalmente, se considera que la lactancia materna está en el dominio de la madre, pero si los padres, otros miembros de la familia y la sociedad la apoyan, las tasas de lactancia materna aumentan y con ello mejora la calidad de vida de madres e hijos. De allí la importancia del apoyo e involucramiento familiar y de que en los ámbitos laborales se adopten medidas que favorezcan y faciliten la lactancia materna.